;

lunes, 13 de agosto de 2012

"Los presupuestos del Estado para 2013 deben dar un impulso al tren" ¿QUÉ PASARÁ CON LA SEGREGACIÓN EN TESORILLO?

El máximo representante de la Junta en la comarca considera necesario equilibrar las inversiones para evitar que apuestas regionales como la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) no decaigan.
             


El subdelegado del Gobierno de la Junta en la comarca, Ángel Gavino, junto a una vista aérea de la Bahía de Algeciras que adorna su despacho.El sanroqueño Ángel Gavino continúa al frente de la Subdelegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en el Campo de Gibraltar tras haber sido renovado en el cargo al que llegó hace poco más de un año. Gavino supone el enlace entre la comarca y la nueva estructura orgánica de delegados territoriales del Ejecutivo regional.

-¿Cómo se siente tras haber sido ratificado en el cargo?

-Satisfecho. Se ha renovado la confianza que me dieron hace ahora un año y pocos meses, cuando me propusieron entrar en esta aventura. Me llena de orgullo que se acordaran de mí en su momento y pudiera volver a estas lides tras mi paso por la política local. Tras un año de trabajo, que sabemos ha sido complicado, renovar esta confianza es nuevamente motivo de orgullo.

-¿Es también un triunfo de la especificidad del Campo de Gibraltar, habida cuenta de que la permanencia de la Subdelegación estuvo en el aire durante la negociación del pacto PSOE-IU?

-Nunca he querido hablar en este sentido, pero conozco cuál es el pensamiento de José Antonio Griñán en cuanto a la Subdelegación del Gobierno del Campo de Gibraltar, y no es otro que su permanencia.

-En el actual contexto de racionalidad, ¿qué papel desempeña la Subdelegación?


-Sigue siendo un apuesta por la descentralización administrativa y cercanía al ciudadano. Evidentemente, la estructura ha variado pasando de 13 consejerías a 11 y de 97 delegados a 49. ¿Cómo queda la Subdelegación? Se mantiene en la estructura secundaria y seguimos perteneciendo a Gobernación. También son muchos menos los delegados territoriales y van a tener más competencias. La propuesta que hace el nuevo Gobierno andaluz pasa por la reducción de los puestos de responsabilidad y dar más peso al funcionariado, a los secretarios generales.
-¿Con cuántos de los cinco delegados territoriales de Cádiz ha mantenido ya contactos?


-Con todos.

-¿Y qué líneas estratégicas se trasladan?

-Al tener la suerte de permanecer en el Gobierno, estoy en la misión de poner al día a los delegados territoriales de los problemas del Campo de Gibraltar. Hay temas que son clarísimos, como la preocupación por el desempleo. El lunes pasado tuvimos la primera reunión de coordinación para sentar las bases y que cada delegado territorial se haga con la compleja estructura de la Junta. No es la que teníamos antes, ahora se dan más competencias por persona. Creo que en agosto no van a tener vacaciones.
-El Plan de Ordenación del Territorio del Campo de Gibraltar (POT) viene a ser un elemento clave para la Junta. ¿Qué papel puede desempeñar?
-Consolida el espíritu de la comarca. Conjuga el desarrollo industrial del primer polígono de Andalucía, con su importante aportación al PIB de la provincia, y una amplia zona natural. El 80% del territorio son parajes protegidos; preservarlos es uno de los objetivos principales. También potenciar la zona de turismo emergente en el norte de la comarca y los ya existentes en Sotogrande y Tarifa.

-Los grupos ecologistas se jactan de haber tumbado tres planes de ordenación en los tribunales y el POT también está en los juzgados. ¿Puede provocar un frenazo al desarrollo estratégico del Campo de Gibraltar?

-Creo que no. Ahora mismo es una cuestión legal, pero es evidente que las características especiales del Campo de Gibraltar están recogidas en el POT. Puede haber problemas de forma u otra índole, pero el desarrollo del Campo de Gibraltar con su industria, puerto y turismo así como la mayor protección ambiental están ahí.

-Una cuestión clave para el desarrollo integral del Campo de Gibraltar está en el desarrollo ferroviario. Sin embargo, la ministra de Fomento, Ana Pastor, vino de vacío en julio. ¿Considera que el manifiesto retraso de la reforma de la Algeciras-Bobadilla puede provocar, por contagio, un frenazo en la Zona de Actividades Logísticas?

-Espero que no. La ocupación en El Fresno está del orden del 28 al 30%, por encima de lo previsto para este momento. Pero un posicionamiento claro del Estado, que los Presupuestos Generales del Estado para 2013 destinen una partida importante para el impulso del tren desde Algeciras hasta Antequera, sería fundamental.

-Sin embargo, los fondos parece que no llegan mientras que en Levante y Galicia se acometen inversiones millonarias...

-La ministra Ana Pastor vino también antes de las elecciones autonómicas prometiendo 500 millones de euros para el ferrocarril y yo no los he visto. Hemos visto 200.000 euros y luego 800.000 en los presupuestos de este año tras un esfuerzo del alcalde de Algeciras. Es poco, muy poco para garantizar el desarrollo del transporte de mercancías, fundamental para la comarca, la industria y el puerto. Hay que esperar a que el Gobierno central tenga conciencia de lo que ha hecho hasta hoy, con 1.300 millones de euros al Levante, que tendrá sus necesidades, pero que se podrían compartir. La importancia de esta comarca y el interés que tiene debería reflejarse en los próximos presupuestos. Hoy por hoy, el interés del Estado en los presupuestos hacia el ferrocarril es cero.

-Sostiene que la ZAL se mantiene en las previsiones pero, ¿un nuevo batacazo en los presupuestos puede alejar a los inversores y que el esfuerzo quede varado?


-Es evidente. Creo que la situación de la ministra Pastor es muy complicada: venir aquí para decir que se apuesta por el eje central pero también vino a decir que todo el mundo debe poner dinero para el ferrocarril, pero el primero que debe hacerlo es el Gobierno. Es su obligación.

-¿Ha pensado, o lo ha hecho ya, en llamar a Madrid o tener algún contacto con el diputado José Ignacio Landaluce (PP) para que los presupuestos de 2013 consignen más dinero?

-(Sonríe). Las cuestiones económicas entre el Gobierno de la nación y la Junta de Andalucía no están hoy por hoy como para que el subdelegado del Gobierno del Campo de Gibraltar llame a la ministra y le diga que ponga más dinero aquí. La limitación al techo de gasto que propone el Gobierno central deja a la Junta en un grave problema en relación a su futuro económico.

-¿Ese menor techo de gasto puede provocar un frenazo para las ayudas o incentivos a la industria y logística?

-La Junta aspira a mantener los servicios sociales y no despedir a nadie. El recorte nos impide hacer eso, directamente. Así que no hablamos ya de otros tipos de inversiones o incentivos.

-Abordando ya otros asuntos de la comarca. ¿Qué opinión guardia sobre el Plan Parcial de Valdevaqueros, en Tarifa? ¿La Junta es consciente de que, tome la decisión que tome, siempre habrá quien no quede satisfecho?

-El Gobierno de la Junta de Andalucía no es el mismo que el de los años 90, cuando se propone este plan, pero vamos a ser respetuosos con la decisión de Tarifa. Esta pastilla ya existía en el Plan de Ordenación del Territorio y no se generó la controversia actual. Pero tal y como vemos la perspectiva del contexto económico, es muy difícil desarrollar un proyecto de esas características. Bajo mi punto de vista, Tarifa tiene otro tipo de turismo diferente al que propone ese desarrollo urbanístico. Aunque la administración lo va a estudiar con lupa, se actuará conforme a la Ley.

-¿Y sobre los aparcamientos habilitados por el Ayuntamiento de Tarifa, algunos en zona pública, según la Junta? El Consistorio lleva más de un mes y medio cobrando por aparcar pese al posicionamiento regional.

-La Junta de Andalucía ha hecho una serie de recomendaciones al Ayuntamiento de Tarifa. Distinto es que quiera o no cumplirlas, está en su decisión.  

...
-Antes hablaba de la nueva estructura de la administración. ¿Qué hay sobre la estructura local? ¿En qué estado se encuentra el proceso de segregación de San Martín del Tesorillo iniciado en la anterior legislatura?

-Las entidades locales, como Tesorillo, están preocupadas por la nueva legislación que prepara el Gobierno central y que prácticamente las elimina. Como consecuencia, se paraliza un poco su proceso de segregación. Por eso se están organizando y buscando un nuevo rumbo ante la decisión del Gobierno central.

-¿Pero no colisiona la propuesta de eliminar las ELA con la Ley de Autonomía Local de Andalucía?


-Evidentemente, choca. No quisiera mezclar en exceso, pero el PSOE está trabajando para cambiar el rumbo de esa decisión. Luego está el asunto de las competencias, las autonómicas y estatales. Es una propuesta que, de llevarse a cabo, tendríamos que acatar. Pero creemos que la estructura municipal creada en su momento es la idónea.
...
 
-Sí es competencia de la Junta avanzar en el proyecto de los Pozos de Marajambú, en Castellar. ¿En qué estado se encuentran las conversaciones entre el municipio y la Junta para implantar el proyecto de agricultura ecológica en la finca?


-No ha habido ninguna reunión aún, pero el compromiso es fomentar su viabilidad. El proyecto y la idea no son nuevos, pero hay que afinarlos.
-¿Ideas como ésa en Castellar para combatir el desempleo son los verdaderos brotes verdes?


-Todo lo que sean oportunidades para un municipio, y si son demandadas por sus vecinos sin diferencias políticas, son bienvenidas. Marajambú necesita no sólo la idea, que es fantástica, también un apoyo económico importante. Aunque siempre mejor que tener la finca sin nada.
-Como sanroqueño, seguro que conoce cuál es la previsión de la Junta respecto al edificio del Cuartel Diego Salinas que pertenece a la administración y que presenta un estado ruinoso...


-Entiendo que ese edificio no tiene una solución a corto plazo. Primero se pensó en él para centralizar los juzgados, pero la estructura judicial ha mejorado sus instalaciones. Sí podría acoger todos los servicios que hoy presta la Junta de Andalucía en San Roque. Con eso, creo que se dotarían sus 3.000 metros cuadrados. Otra iniciativa sería llegar a un acuerdo y que el Ayuntamiento de San Roque se haga cargo de él, pero hay que darle una solución pronta para concluir la reforma integral del Diego Salinas.
-La estructura judicial está pendiente de cambios. ¿Cómo valora la propuesta de unificar los tres partidos judiciales?


-Está pendiente, hablar de ello sería incluso inoportuno, pero la solución no tiene por qué ser la desaparición de una estructura arraigada en las localidades.
-Y por último, ¿estrenarán este curso los alumnos del Luis Lamadrid de Los Barrios el módulo anexo cuyas obras siguen paralizadas?


-La solución parece fácil, pero la dinámica administrativa la enquista. El aulario está pendiente de remates que no llegan ni al 10% de la obra, pero al quebrar la empresa y permanecer la relación contractual con la Junta, no se puede actuar ahí. Cuesta trabajo no poder dar una respuesta a los padres, pero tendremos que tomar una decisión en septiembre.
Google
;