;

domingo, 4 de enero de 2015

UN AÑO DECISIVO (Por Alberto Grimaldi "La Opinión")

APENAS han caído cuatro hojas del almanaque de taco de este año que será decisivo. Un año que está marcado en el ámbito local por la capacidad que los ciudadanos tendremos, allá por mayo, de decidir si siguen o no los responsables de gestión de cada uno de los siete municipios del Campo de Gibraltar, que podrían ser ocho antes de que acabe 2015 si San Martín del Tesorillo se independiza de Jimena.

Algeciras, que a priori tiene el panorama más tranquilo, también ha de enfrentarse a un panorama convulso. Por un lado porque el último ex alcalde esta en el ojo del huracán acusado de corromperse al cobrar, supuestamente, comisiones ilegales en la adjudicación del Polideportivo El Calvario.

La deriva judicial de este caso afectará directamente a la carrera electoral, a la espera de si ahondan las responsabilidades por este comportamiento supuestamente ilícito.

El factor Podemos también ha de tenerse en cuenta, pues su irrupción es clara. Aunque es verdad que las encuestas conocidas no vaticinan más que una nueva mayoría del PP de José Ignacio Landaluce, incluso con Podemos en el tablero.

En La Línea se vislumbra una pulsión de cambio que, sin embargo no encuentra sujeto pasivo. El PSOE de Gemma Araujo sería la primera fuerza porque no se articula ninguna alternativa seria, capaz de transformar La Línea para sacarla del caos y el desprestigio que ha caído en sólo tres años y medio.

San Roque volverá a ofrecer una de las peleas políticas mas ajustadas. Hay que comprobar que resultado tiene la ecuación PP+USR-Ledesma. El más votado será el único que pueda gobernar. Algo difícil de saber hoy por hoy.

Los Barrios ha logrado en este difícil mandato remontar su grave situación, más allá de la ruina que PA y PP heredaron. Creo que el ciudadano sabrá ver el esfuerzo hecho para lograr que la gestión municipal siga no sólo en pie, sino prestando servicios.

Tarifa perderá el aire fresco que supuso en 2011 la irrupción de ULT. Su integración en el PP deja un tablero aparentemente más despejado para Juan Andrés Gil.

Jimena es una incógnita, tras una gestión solamente discreta del PP, en un pueblo que hasta 2011 siempre apostó por socialista.

Y Castellar pondrá a prueba un pacto a la griega que parece haber dado más fruto del que en principio se esperaba. Y con mayor posibilidades de rédito para IU.

Quedan unos meses esenciales para convencer a indecisos, culminar la gestión y atraer a descontentos. Un tiempo en el que no hemos de bajar la guardia, ni como ciudadanos, ni como informadores.
 
.
 
 
.
Google
;