;

sábado, 30 de agosto de 2014

¿FALLA EL SISTEMA? (De la serie "El Cortijillo" Por Francisco Quirós "Pacurro")


Artículo XII de la serie "El Cortijillo"
 
 
Pacurro nos envía un nuevo artículo de la serie “EL CORTIJILLO” y viendo de qué trataba el tema he aprovechado para traer aquí el recuerdo de la I Convivencia Deportivo-Social "Por el Respeto y la Integración" que se celebró en Tesorillo hace tres meses. De qué trata? pues trata de que personas con una enfermedad tan cruel como es la esquizofrenia, puedan integrarse en el medio social sin problema alguno, y digo sin problema porque como ellos mismos dicen… con su medicación son totalmente “normales” pongo lo de las comillas porque no sé hasta qué punto somos normales el resto de la sociedad…
Esta convivencia se realizó a través de Rosario Calle, muy querida por estas personas por el extraordinario trabajo que realiza con ellos. También con la organización de la Asociación de Mujeres “Las Palmeras” y la U. D. Tesorillo.
Unas personas que nos dieron una gran lección de humildad y de saber estar, personas que con sus testimonios nos hicieron ver su cruel realidad, una realidad con la que en cierta manera han aprendido a vivir con dignidad dando claro ejemplo de lo que se puede llegar a alcanzar con tesón y fuerza de voluntad, haciéndoles sentir orgullosos por los logros conseguidos. Ellos aseguran que cuando caen enfermos no son conscientes de que lo están, es más, piensan que los enfermos son los que les rodean, están tan sumidos en su verdad que no saben distinguir y para ellos los agresivos son los que les rodean…
Advierten de que familiares, amigos o vecinos cuando detecten anomalías en el comportamiento de una persona no lo dejen aparcado pensando que ya pasará, hay que buscar ayuda urgentemente para que se le diagnostique y cuanto antes pueda ser medicado… eso en el caso de dudas y en el caso de enfermos ya diagnosticados no perder tiempo ante los signos evidentes de que algo funciona mal en su comportamiento.
También aconsejaron a los jóvenes, allí presente, que no se decantasen por las drogas ya que eran el gran detonante de esta enfermedad aunque puede padecerla cualquier persona  y ser activada por alguna mala experiencia en la vida.
Ese día aprendí de unas personas que lo dan todo cada día en su afán de superación.
 
 
 
Exquisita colaboración de José,
una paella riquísima para todos los participantes
 
 




Aquí estamos las representantes de la Asociación de Mujeres “Las Palmeras” y colaboradoras a la hora de repartir la comida junto a Rosario Calle, aunque aquí ya estamos saboreando el delicioso arroz.


 
 
 Nuestros chicos jugando con el grupo visitante,
un encuentro amistoso que dejó satisfecho a ambos grupos.
 
 
 
Degustando la paella y de postre nuestras NARANJAS
 
 
Aquí fue donde nos contaron su realidad.
Este señor, manifestaba su enfermedad encerrándose en su habitación, ahora, está bien, no deja su medicación y ya tiene varios libros escritos que han sido subvencionados dada la gran calidad de su contenido.
 
 
 
Este joven, es el entrenador de su equipo, sus vivencias calaron hondo en nosotros.
Su enfermedad apareció cuando se encontraba haciendo el servicio militar, y desde entonces... lucha por demostrar que ser esquizofrénico no significa ser una escoria sino una persona como las demás solo que necesita su medicación, como la necesita un diabético, un enfermo del corazón o la persona que padece de tensión alta.
 
INTRODUCCIÓN: Rosa Estorach 

¿FALLA EL SISTEMA?
.





Días pasados, nuestro pueblo estuvo tristemente  de actualidad, siendo noticia tanto en la cadena autonómica como en la primera cadena de televisión y por desgracia por nada agradable afirmo sin temor a errar que por  circunstancias muy desagradables.



El suceso o sucesos que originaron la noticia, fueron que un individuo vecino de toda la vida, el cual padece un patología de esquizofrenia, muy someramente decir que esa enfermedad causa  a quien la padece tenga una mala y muy distinta  percepción de la realidad, como decía esta persona cuando sufre crisis propias del padecimiento se muestra violenta, amenazando, insultando llegando inclusive a la agresión física a cualquier vecino, con el agravante  que tiene antecedentes por agresión con arma blanca a un joven de la localidad, con condena en centro penitenciario, a todo estoy añadir que es de complexión muy fuerte, que su presencia y su mirada  ya de por sí  son intimidatorias, creando un ambiente de zozobra y temor generalizado con la consiguiente alarma social.

En primer lugar que quede meridianamente claro que las personas en general, sin ningún tipo de distinción ni exclusión, tienen el derecho a la seguridad que no tienen porqué sufrir ningún tipo de agresión amenazas venga de quien venga, para eso están los poderes públicos y sus herramientas,  que no son otras que los cuerpos y fuerzas de seguridad.


Pero no son las únicas víctimas, el propio sujeto causante de esa alarma es tan víctima o más de esa enfermedad, eso le hace ser asociable, marginado, vivir en la inmundicia. Lo peor que todo lo acontecido es evitable, simple y llanamente si se tomase la medicación, ya que si lo hace  regularmente tal como la prescriben los médicos no hay problemas, el comportamiento de quien la padece es como el de cualquiera que esté en su sano juicio, ese tipo de enfermos cuando están más o menos normales rechazan seguir medicándose entonces aparecen las complicaciones.

Pregunto, ¿tan complicado es, que un juez obligue a seguir  la medicación?, ¿se coarta la libertad del individuo obligándole?, ¿se tiene en cuenta la libertad del resto del vecindario y el derecho a vivir seguros y tranquilos?,¿no puede haber una coordinación entre los diversos estamentos, llamase Asuntos Sociales, Centro Salud, Fuerzas Policiales con su Señoría, para recordar y obligar a continuar con el tratamiento?, ¿ si el enfermo no tiene capacidad para vivir mínimamente  solo, ingresarlo en un centro público de acogida?.

Se trata de una persona con un largo antecedente de hace muchos años, que cada vez va en aumento su peligrosidad, no quiero ni pensar que se cumpla aquello que circula por la calle, que quien o quienes correspondan harán algo cuando el daño causado sea irreparable.

La verdad con modestia pero con convencimiento,  tengo mis dudas al respecto, creo que el sistema que nos rige, en este caso puntual está fallando.
Pacurro.



SI DESEAS VER TODA LA SERIE "EL CORTIJILLO" PINCHAR AQUÍ
.
Google
;