;

sábado, 8 de noviembre de 2014

CULTO A NUESTROS ANTEPASADOS (De la serie "El Cortijillo" Por Francisco Quirós "Pacurro")

Artículo XXII de la serie "El Cortijillo"
(Foto Rosa Estorach)
 
 
Foto de Martín Blanco




CULTO A NUESTROS ANTEPASADOS

Cuando transcribo el presente son vísperas de la festividad de Todos los Santos, día que dedicamos a los que nos dejaron pero perduran en nuestras memorias.

Para ese día los nichos estarán relucientes, con un blanco impoluto, adornados con ramos, jardineras, centros, de unas flores preciosas dando un colorido especial al Cementerio, desde muy temprano la afluencia será muy grande, los familiares permanecerán en las...

inmediaciones de las sepulturas, a lo largo del día el ir y venir de gentes será incesante, a la jornada siguiente fecha propia de los difuntos se celebrará una misa en el campo santo en memoria de ellos.
 
Antaño nadie cuestionaba esa fiesta siendo venerada por todos. Hoy día son muchas las voces críticas que cada vez más se están levantando contra esa celebración, alegando motivos varios. Que si un derroche en flores, que si solo nos acordamos ese día, una tontería, un acto de hipocresía, que allí se va a cotillear etc.
 
Desde el más profundo respeto a todas las opiniones, pero porque romper con las tradiciones, que malo tiene todo lo concerniente a la citada celebración, además trae consigo unos beneficios colaterales.

Para empezar la venta de flores se dispara en esas fechas, por consiguiente beneficio para los profesionales del ramo, que seguro que tendrán trabajadores por cuenta ajena.

Es motivo para que muchos tesorilleros que residen fuera, vuelvan a su pueblo, se produzcan encuentros entre familiares y viejos amigos, todo de una forma muy gratificante, momento para la tertulia, para los recuerdos, los más mayores que apenas salen de sus domicilios ese día tengan la oportunidad de saludar, conversar con viejos conocidos y amigos.
 
Cada vez son más las personas que quieren incinerarse que prefieren convertirse al final de sus días en cenizas a que sus restos permanezcan largos años en un nicho. Aumentan aquellos de cierta edad que manifiestan que cuando abandonen esta vida, se incineran junto con los restos de los suyos, alegando que no quiere dejar el cargo del mantenimiento de los nichos a sus descendientes, seguros que las nuevas generaciones no desean continuar con la tradición y culto a nuestros muertos.

Que conclusión se puede extraer. Simple y llanamente que dejemos pasar el tiempo, él se encargará de poner las cosas en su sitio, que si dicha celebración acaba desapareciendo, para que tratar de acelerarlo.

Me pregunto en voz alta ¿No se merecen nuestros seres queridos, esos que lo dieron todo por nosotros que al menos un día al año se lo dediquemos a ellos?

El resto del año les recordaremos en silencio, con el corazón., Mantengamos y respetemos las tradiciones,

La tradición es un guía, no un carcelero.

 
 
.
Google
;