;

sábado, 22 de noviembre de 2014

LAS VIEJAS TIENDAS (De la serie "El Cortijillo" Por Francisco Quirós "Pacurro")


  
Artículo XXIV de la serie "El Cortijillo"
(Foto Rosa Estorach)
 
LAS VIEJAS TIENDAS
En Junio de 2009, la administradora de este Blog, me encargaba que escribiese algo sobre las viejas tiendas, siendo publicado el día 04 de ese mismo mes. He considerado que el tema puede encajar en esta sección por eso les transcribo textualmente el texto:








Josefa Quesada
 en su tienda, que ha permanecido tal cual hasta hace unos meses
(Foto de Sagrario Gil)
"Muchos que peinamos canas (es un decir algunos no peinamos porqué simplemente no hay nada que peinar), recordamos con cierta nostalgia a las tiendas, que eran conocidas por el apellido, nombre o alias de su propietario/a. Tienda de Juan y María Vargas, de María Quintero, de Pilar, del Muni, del Gordo, del Aceitero, de Quesada, de Josefa o Quisco Montero, de María Antonia, Siles, la Esteponera, etc.

TIENDA JOSEFA QUESADA
(Foto Sagrario Gil)
En ellas había de todo lo que podía haber en aquellos años de carencias y dificultades económicas. Niño llégate rápido por una carterilla de azafrán que tengo el arroz echado, un clavo, un bote de detergente, una botella de lejía, un sobre, unas pilas para la radio o un par de zapatos, era la solución inmediata, puedo asegurarles que muy pocas veces faltaba lo que pedías.

Las especializadas eran pocas, recuerdo dos la de Andrea Vallecillo, madre de Diego Ocaña Vallecillo, y por supuesto la de más arraigo durante mucho tiempo la de Mariquita la de la tienda, (María Ramírez Becerra), esas dos se dedicaban a tejidos y confecciones, recuerdo no sin añoranza cuando en vísperas de Feria o Navidades acudía con mi madre a la tienda de Mariquita (mujer encantadora donde las hubiera), para surtirme siempre dentro de las posibilidades de ropa para la temporada, por supuesto que existía el pago a plazos, de no ser así era imposible comprar. Hay que resaltar como la tienda de la Esteponera en la calle Una Acera aparte de muchos productos era la panacea para las casamenteras, allí encontraban todo lo necesario para el ajuar.

Era de admirar como en tan reducido espacio dentro del domicilio del propietario en unos pocos metros cuadrados, cabían tantos y tan diferentes productos, como estaba todo perfectamente organizado y la respuesta era casi inmediata.
TIENDA JOSEFA QUESADA
(Foto Sagrario Gil)

No solo existía el trato comercial, también estaba el humano, entre el tendero y el cliente se generaba un grado de confianza, de comunicación de charlas contando los problemas diarios, era una relación mucho más directa y menos fría que los grandes comercios o los supermercados actuales, donde la cajera te sonríe pero que ni te conoce, ni puede conocerte.

Fueron igualmente la solución en los años de penurias, donde se compraba a crédito, me acuerdo de esas libretillas donde se anotaban lo fiado una para el tendero y otra para el cliente, muchos tenían que esperar la plantación del arroz o la limpieza del canal para saldar las cuentas pendientes y volver a empezar otro año"
FIN
Las causas que motivaron su desaparición pudieron ser varias, como la llegada de las grandes superficies donde les era imposible competir en precios aunque en ese aspecto hay mucha trampa, la comodidad de tenerlo todo a mano, la oferta de estacionamientos cerca de esas grandes superficies, en resumen la sociedad de consumo que nos ha manipulado como borreguitos.
Seguro si se hubiese valorado suficientemente: Que son nuestros vecinos, que nos dan un trato especial, que colaboran con nuestras fiestas, que ellos te fían y se fían de ti, no tienes porque coger el coche para ir de compras, distribuyen las riquezas no sacan las ganancias del país como las grandes cadenas, etc.,. Posiblemente aún existirían esas viejas tiendas.


 
SI DESEAS VER TODA LA SERIE "EL CORTIJILLO" PINCHAR AQUÍ


.










 
Google
;