;
Google
;

jueves, 6 de noviembre de 2014

Los regantes culpan al Gobierno y a la Junta de la falta de acuerdo en las obras

 

Los agricultores de Tesorillo se sienten perjudicados porque los trámites les han supuesto un coste de 10.000 euros.
             
Ninguna esperanza. Los regantes del río Guadiaro están convencidos de que las obras de modernización de los canales no se van a construir. Tras la reunión con el subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre, las asociaciones consideran que la falta de entendimiento entre el Gobierno central y el de la Junta ha impedido el desarrollo de la zona.

"El distinto color político de ambas administraciones ha impedido que...
se llegue a un acuerdo beneficioso, no se han fiado la una de la otra", añadió el presidente de la comunidad de regantes de Tesorillo, Martín Blanco, quien apuntó que Seiasa (Sociedad Estatal de Infraestruturas Agrarias) necesitaba contar con la seguridad de que la Junta disponía de los seis millones y no ha sido así.

Blanco añadió que los fondos europeos definitivamente se han perdido. "Estaban inactivos y se han perdido o se han ido a otro proyecto, no lo sabemos", opinó. Por otra parte, el presidente de los regantes de Tesorillo aclaró que a su comunidad los trámites le han costado más de 10.000 euros, para finalmente no hacer nada. "Hemos pagado 2.000 euros por un lado, 4.000 por otro y intereses por más de 3.000 euros, que exigían el convenio marco para firmarse", apuntó Blanco, quien añadió que solicitarán perjuicios económicos derivados de esta nefasta gestión de ambas administraciones.

Así mismo, añadió que en San Pablo las cuentas pueden ser similares, pérdidas para los agricultores para seguir teniendo las mismas infraestructuras obsoletas de siempre.

A este respecto aseguró que a los pésimos canales se suma la imposibilidad para los agricultores de poder tomar agua del río porque está totalmente prohibido, por lo que se auguran sobrecostes en los próximos años porque los pozos existentes también son deficitarios.

Por si fuera poco, la situación se agrava con los problemas de sequía, que ya se han sentido este verano y que podría empeorar el próximo.

"Llevamos años luchando por justas reivindicaciones y por unas obras que tenían que estar terminadas hace años como compensación del trasvase Guadiaro-Majaceite y que están reflejadas en una ley de la que nadie se acuerda", concluyó Martín Blanco.