;

jueves, 11 de diciembre de 2008

El PSOE se niega a debatir en el pleno provincial sobre la crisis

González Cabaña se dirige a Mercedes Colombo en una intervención de ayer en el pleno de Diputación.
.............
Los socialistas tachan la sesión propuesta por el PP de "pérdida de tiempo" y rechazan usar su turno de palabra · El grupo popular pide la dimisión de González Cabaña por su "soberbia para manejar su cortijo"
..................
El grupo socialista en la Diputación de Cádiz se negó a debatir sobre la crisis económica en el pleno provincial extraordinario celebrado ayer a propuesta del Partido Popular. Para los socialistas, la sesión, en la que los populares presentaron un total de once propuestas, representaba "perder la mañana con un mitin" y tenían "mucho trabajo con la reunión de los alcaldes", según el presidente Francisco González Cabaña, el único representante socialista que tomó la palabra en la escasa media hora que duró la sesión plenaria.

La negativa socialista dio pie a un rifirrafe entre Cabaña y la portavoz del PP, Mercedes Colombo, que tachó de "vergonzosa y poco democrática" la actitud de sus adversarios políticos y que acabó, finalmente, con alusiones al abandono del PSOE en el último pleno municipal en Cádiz, al del PP en otro pleno provincial o al reglamento de la institución. Nada de crisis. Luego, los populares trasladaron sus críticas a la sala de prensa, donde pidieron la dimisión del presidente de la Diputación por su "soberbia al manejar su cortijo". "Váyanse ustedes fuera a ver cuántos diputados del PSOE están tomando café. La provincia se va a enterar que al PSOE no le interesa la situación", dijo Colombo a los periodistas.

Antes de toda la polémica, la propia portavoz popular había comenzado el pleno exponiendo los datos recopilados por el PP, que ya ha expuesto en otras ocasiones, sobre los efectos de la crisis en la provincia de Cádiz, "con las distintas regulaciones de empleo, con 143.249 parados, 37.000 más que hace un año, 10.000 autónomos de baja o 25.000 empresas menos". "Yo me pierdo con tantos planes de empleo presentados, pero algo se debe estar haciendo mal cuando siguen aumentando los parados", argumentó la portavoz popular. Entre sus propuestas, destacó la promoción de suelo industrial, impulsar la inversión para activar el tejido empresarial con ayudas a los pequeños empresarios o crear una mesa provincial sobre el estado de los fondos extraordinarios de empleo.

El Partido Andalucista apoyó a los populares esperando que la sesión no fuera el "típico enfrentamiento partidario" y se sacara "un consenso con realismo pero con optimismo". Según su portavoz, Manuel Prado, "las medidas que se debatían se podrían duplicar per no se puede decir no, ni los socialistas, a mejorar la vida de los gaditanos".

Antonio Roldán, que hizo de portavoz de Izquierda Unida, consideró que los populares "no aportaban nada nuevo a las puestas en marcha por Junta y Gobierno a un modelo económico que ustedes defienden y nosotros no". "Todos esos planes ya los hay, al menos están anunciados", argumentó Roldán.

Fue entonces cuando el presidente anunció que los socialistas no iban a hacer uso de su turno de palabra, aunque sí habló Cabaña, como presidente, criticando que "las propuestas se podían haber llevado al pleno ordinario, que se celebrará el próximo miércoles". Además el también secretario provincial de los socialistas, acusó al PP "hacer un uso político de la situación" y querer usar la Diputación. "Para hacer un mitin ya está la calle", afirmó. Según aseguró el dirigente socialista en un comunicado posterior, se van a "volcar en la generación de empleo y riqueza y sobre todo en la protección social de aquellos que lo están pasando peor". "Tenemos que huir de los enfrentamientos estériles del PP, que debería arrimar el hombro", denunció.

Los votos de IU y PSOE rechazaron la proposición del PP, apoyada por el PA. Una de ellas, sobre el apoyo de la Diputación Provincial a los trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo y el rechazo a los mismos, pudo salir adelante. Sin embargo, el PP se negó a votar los puntos por separado, tal y como propusieron los socialistas.

Google
;